1º de Grado·Anaxímenes·Filosofía de la naturaleza

Anaxímenes de Mileto

Anaxímenes es el último representante de la filosofía milesia. Trató de tender un puente entre los dos pilares que configuraban el sistema de Anaximandro: la teología indoiraniana, que posilaba algo único, divino e indeterminado en el origen de las cosas, y la tendencia milesia a la explicación por respuestas generales de diversos hechos físicos concretos. Para ello, cubre la extensión del apéiron con un principio material conocido que, sin embargo, puede continuar caracterizándose de modo similar: el aire.

El término que utiliza, aér, se entiende más bien como niebla o vapor o, en todo caso, como aire perceptible en cuanto que se movía o se sentía caliente o frío. Este elemento natural se sitúa como sustancia básica y originaria del mundo. Este aire hereda las cualidades del apéiron: carece de límites, se extiende por todo el mundo y es divino, por lo que posee una capacidad inagotable de mover y cambiar las cosas a las que gobierna.

Anaxímenes, al contrario que sus predecesores, aborda el tema del cambio, explicándolo mediante dos comportamientos del aire: la rarefacción y la condensación, que son cambios en la densidad del aire. El aire, al rarefactarse, se calienta y la forma suprema de este aire es el fuego. Al condensarse, por el contrario, se enfría y es primero viento, luego nubes, luego lluvia, tierra y la forma más compacta de la tierra, esto es, piedras. Por tanto, la materia originaria, el aire, es la forma fundamental de los componentes de nuestro mundo, solo que en diversos grados de condensación. Esta explicación conlleva la creencia de que toda diferencia de cualidad es simplemente una diferencia  de cantidad. El movimiento es eterno, puesto que todo está compuesto por aér y éste puede moverse y cambiar a su voluntad.

También se interesa por la naturaleza del alma, que describe como un elemento material consistente en aire, pero a la vez como algo capaz de dar coherencia a otros elementos, y por otra parte, que de alguna forma el universo es una versión ampliada del ser humano y se comporta de acuerdo con principios totalmente análogos.

En su cosmología, explica que la Tierra fue la primera en formarse como consecuencia de la compresión del aire: la Tierra flota sobre el aire, el elemento primigenio, que la sigue circundando, dado que su forma plana le permite hacerlo, como le ocurre a las hojas. Los cuerpos celestes son la consecuencia del vapor húmedo exhalado de la Tierra que, ratificado, se torna fuego.

 

Para Anaxímenes el aire es para el mundo como el aliento es para el hombre: un elemento vivificador, garante de la perduración de la vida y, por tanto, divino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s