2º de grado·Ética·Sócrates

EUDEMONISMO CLÁSICO

EL NACIMIENTO DE LA ÉTICA COMO PREGUNTA POR LA VIDA BUENA

A pesar de que antes de Sócrates la humanidad se había preguntado por las cuestiones de la vida buena y mejor, fue con éste con quien recibió el impulso definitivo. Nadie antes que él había planteado las cuestiones éticas de una manera tan profunda y consecuente. Sus pesquisas fueron determinantes para la posteridad en tres sentidos:

1)     La pregunta por la vida  buena ocupó el centro de la reflexión ética durante siglos.

2)     Fue el primero en articular filosóficamente una experiencia de la humanidad que a partir de entonces habría de ocupar a todos los filósofos morales. Se trata de la paradoja de quien quiera vivir bien ha de estar dispuesto a perder la vida en el intento. Para Sócrates, la vida buena se caracteriza por una adhesión inquebrantable a la justicia. (Aquí van los ejemplos que se dicen: cuando se niega a detener a Leon de Salamis, cuando acata la condena a muerte sin escapar). Al excluir de la vida buena toda injusticia, el problema está en saber qué acciones son justas y cuáles no.

3)     Unida a la última consideración, la tercera contribución consiste en haber orientado en cierta dirección el planteamiento del problema: Sócrates estaba persuadido de que la capacidad que nos permite discernir lo recto de lo que no lo es reside en el alma del hombre justo. Esta capacidad recibe el nombre genérico de virtud (areté) y era interpretada como un saber técnico que permite al hombre justo acertar con la conducta más adecuada. Por esto, el juicio moral es explicado como un ejercicio de discernimiento según el caso individual, no como una regla general que se aplique.

En resumen: la ética nace en el S.V a.C como indagación racional sobre la vida buena y que es condición sine cua non (Para los de la LOGSE, sin la cual no, indispensable) la rectitud de la conducta para la vida buena. Por  último, para obrar con justicia es necesario ser justo.

RESTRICCION PROGRESIVA DEL OBJETO DE LA ETICA

Ha habido tendencia a reducir el campo de estudio de la ética. De ser una indagación sobre los elementos de la vida buena, ha pasado a ser concebida como la disciplina que estudia sólo las normas que regulan las relaciones del sujeto moral con los otros sujetos. A esto se ha llegado mediante sucesivos recortes:

1)     El más radical consistió en declarar inviable el proyecto de una doctrina normativa de la felicidad humana dotada de validez universal. Esto viene ligado al abandono de la concepción teleológica aristotélica del mundo por una concepción matemática de la naturaleza. (Aristóteles blablablá, estudio de la eudemonia como fin de la vida blablablá). El triunfo de la ciencia nueva abolió el teleologismo. La ética ahora debe ocuparse del estudio de la conducta moral y no del problema de la vida buena.

2)     Abandono del concepto de virtud. Al ser tradicional, es un conjunto de supersticiones irracionales, lo cual choca con el ideal moderno de emancipación de la razón. Además, como no hay una tradición universal, reconocer su valor normativo sería caer en el relativismo. Ausente la virtud en la teoría moral, la fuerza normativa recae ahora en la razón, pasando de una ética de la virtud a una ética del deber.

3)     La filosofía moral contemporánea ahora estudia los deberes para con los demás, desatendiendo los deberes para con uno mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s