1º de Grado·Gustavo Bueno·Psicología·Teoría de la ciencia

Introducción a la filosofía de la psicología

-Teorías de la ciencia

Para averiguar el lugar de la psicología hay que partir de una teoría de la ciencia. Se presentan tres:

-La teoría teoreticista de la ciencia: el criterio para determinar qué es ciencia se encuentra en la forma o la teoría. Esta concepción liga la ciencia a sus condiciones teóricas (Popper, Russell).

-La teoría adecuacionista: esta concepción está generalizada en la cultura occidental. En ella, ciencia es aquello que refleja adecuadamente la realidad. La ciencia es el espejo de la realidad, y será más acertada cuanto mejor refleje la realidad.

-Materialismo filosófico (Gustavo Bueno), también llamada “Teoría del Cierre Categorial“. Esta teoría se opone a las dos previas. Para Bueno, la ciencia se encuentra inserta en la realidad misma. Critica la adecuacionista, puesto que para poder afirmar adecuación con la realidad habría que salirse fuera de la realidad, y no se puede.

El materialismo pluralista de Bueno no se refiere a materia física (partículas), sino a toda materialidad (moral, legal, etc); se considera materia todo lo que se puede transformar. De lo contrario, la sola consideración de la materia física supondría caer en un reduccionismo científico.

No existe un solo método científico, cada ciencia aplica uno distinto, porque sus contenidos y operaciones son distintas también. Las ciencias son construcciones operatorias surgidas de las prácticas técnicas previas, concretamente, de los conflictos que estas técnicas generaban.

Las ciencias deben ser entendidas en el espacio de un ámbito gnoseológico; la ciencia no se trata desde el sujeto, sino desde un espacio gnoseológico que, para Bueno, tiene tres ejes: práctico, semántico y sintáctico. Las ciencias tratan campos, no substancias, es decir, no tratan de El Hombre, sino de las culturas concretas, las relaciones parentales, etc.

Los campos científicos se componen de tres partes: términos, operaciones y relaciones. Ambos tres deben estar presentes en las ciencias. Mediante las operaciones físicas orientadas cognoscitivamente realizadas sobre términos, se desprenden las relaciones que forman teorías. Una vez se llega al teorema, la verdad se separa de las operaciones; las operaciones que previamente han permitido su construcción desaparecen, y esa demostración verdadera se desprende de su proceso de creación y pasa a ser aplicable de manera universal.

-La psicología en el materialismo filosófico

Observemos ahora qué lugar ocuparía la psicología en la clasificación de Gustavo Bueno.

En el campo de la psicología nunca desaparecen las operaciones, al igual que en la economía o la antropología, no se puede entender la verdad resultante sin el proceso concreto y material del que ha surgido. Tampoco hay términos; en geometría, el triángulo es un término, pero el objeto de la filosofía es  el ser humano, que es un objeto que no puede dejar de actuar, es un objeto de estudio que es operatorio, con una vida que es una temporalidad operatoria.

Por tanto, no pudiendo desprenderse de sus operaciones, y siendo su objeto de estudio tan singular y plural que es irreductible a término, la psicología no es una ciencia. La psicología es una técnica y, por ello, una práctica; y el psicólogo es bueno en medida en que puede relacionar sus operaciones con la de su objeto de estudio, el ser humano y de esta relación obtener resultados positivos.

Según esta misma clasificación, el médico sería un tecnólogo (y no un técnico) porque se sirve de los teoremas de ciencias estrictas como la física (por ejemplo, cuando hace uso de aparatos cuya construcción se sirve de los conocimientos de la física). La psicología es una técnica porque no aplica teoremas científicos, que se han mostrado imposibles de explicar de manera absoluta y terminante los fenómenos psicológicos (no hay teoremas universalmente aplicables para el tratamiento de trastornos psicológicos, no son más que ligeras pautas a seguir, etc). La psicología, por tanto, es una técnica para modificar la conducta.

Por tanto, es una técnica dotada de control experimental, pero que no genera teoremas y por ello no es ciencia; y no se sirve de teoremas, por lo que no es tecnología. Antes de sistematizarse su uso a mediados del siglo XIX, existía inmersa en la medicina, en la filosofía o en la teología.

-La filosofía en el materialismo filosófico

Para Bueno, la filosofía es un saber de segundo grado, es decir, solo puede reflexionar sobre algo que previamente ya está dado, los saberes de primer grado, que están unidos a las prácticas materiales.

Los instruments de la filosofía son las ideas. Estas ideas no están desligadas de la realidad material, sino que están entretejidas en la realidad misma, en las prácticas técnicas en cuyo contexto surgen. Así, por ejemplo, la libertad no es una idea abstracta, sino que surge en disciplinas como el derecho o la economía para resolver determinados conflictos técnicos o prácticos. Sobre estas ideas de libertad se realiza una crítica (entendiendo crítica como clasificación), y al enfrentarse los diferentes tipos de libertad de manera dialéctica, entre todas ellas se entretejerá la idea de libertad, ya no abstracta e indiferenciada, sino vinculada a la materialidad.

[Apuntes de la asignatura de Psicología Básica impartida por el profesor Robles.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s