1º de Grado·Estética·Kant

La estética en la filosofía crítica de Kant

La filosofía para Kant es la ciencia de la relación de todos los conocimientos con los fines esenciales de la razón humana. Los conceptos, incluso los interrogantes que nos plantea la razón pura, no residen en la experiencia, sino íntegramente en la razón.

El método trascendental es llevar a cabo una crítica inmanente: hacer de la razón el juez de la razón. Kant no se va a encargar de las condiciones objetivas de la cosa bella, sino que realiza el juicio de lo bello a través de un sujeto que experimenta unos determinados sentimientos frente a un objeto.

-Introducción: nociones necesarias para entender la estética de Kant

En primer lugar veremos la noción de libertad, que presenta dos sentidos:

1. Facultades relacionales. Toda representación está en relación con algo distinto de ella. Distinguimos tantas facultades como tipos de relaciones haya.

a) Facultad de conocer: una representación puede referirse a un objeto desde el punto de vista de la concordancia o de la conformidad. (Crítica de la razón pura)

b) Facultad de desear: la representación entra en relación de causalidad del objeto. (Crítica de la razón práctica).

c) Facultad del sentimiento de placer o displacer: La representación está en relación con el sujeto en la medida en que produce un efecto en él, en que lo afecta. Es a partir de este sentimiento que se elabora el juicio. (Crítica del juicio).

2. Facultades superiores, que son aquellas que encuentran en sí misma la ley de su propio ejercicio. En su forma superior, pues, una facultad es autónoma. La razón es una facultad superior, por ejemplo.

Con respecto al placer, que es el tema que interesa a la estética, la facultad superior es el gusto. Para esto, debemos primero observar la noción de a priori.

A priori designa las representaciones que no derivan de la experiencia. Trascendental designa el principio en virtud del cual la experiencia se somete necesariamente a nuestra representación a priori. Trascendental califica el principio de una sumisión necesaria de los datos de la experiencia a nuestras representaciones a priori y, correlativamente, de una aplicación necesaria de las epresentaciones a priori a la experiencia. Para Kant existe una sumisión necesaria de los datos de la experiencia (objeto) al sujeto.

La unidad del “yo pienso” es el entendimiento mismo, que dispone de conceptos a priori a los que se llama categorías, que son representaciones de la unidad de la conciencia. Otra noción más: sentido común. Por debajo del entendimiento, que legisla y juzga, la imaginación sintetiza y esquematiza, mientras que la razón razona y simboliza. Sentido común designa un acuerdo de estas facultades, y es la condición subjetiva de toda comunicabilidad. Esta comunicabilidad, conjunta con la universalidad humana de estas facultades, hace posible comunicar los juicios de gusto.

-¿Hay una facultad superior del sentimiento?

Es decir, ¿hay representaciones que determinen a priori un estado del sujeto como placer o dolor?

Un placer superior sería aquél en que lo que importa no es la existencia de un objeto, sino el simple efecto de una representación sobre mí. Un placer superior es la expresión de un juicio puro, de una operación de juzgar. Decir “las rosas son bellas” no es un juicio estético, sino científico. “Esta rosa es bella” sería un juicio estético. Cuando el juicio no es sobre una cosa individual, sino sobre una cosa individual en comparación con la forma universal que tendría (juzgar un caballo de carreras no por sí, sino por su velocidad o el fin que su idea transmite), el juicio estético deja de ser puro y la belleza deja de ser libre para ser juicio estético aplicado y belleza adherente.

Lo bello solo puede definirse a partir de la deducción trascendental de la belleza, producida en los juicios estéticos.

El juicio estético no es autónomo, sino heautónomo. Esto se debe a que la facultad de sentir no es legisladora. Toda legislación implica objetos que le están sometidos sobre los cuales legislar. No legisla porque es siempre particular. Recordemos que no hay ciencia de lo bello. Es heautónomo porque legisla sobre sí mismo, y no sobre los objetos que trata.

-Deducción trascendental de la belleza

No se trata de una definición objetiva, sino una deducción de la belleza a partir de las cuatro categorías que son los cuatro conceptos a priori del entendimiento.

-Según la cualidad: gusto es la facultad de juzgar un objeto o una representación mediante una satisfacción o un descontento sin interés alguno. El objeto de semejante satisfacción desinteresada se considera bello.

-Según la cantidad: bello es lo que sin concepto, es representado como objeto de una satisfacción universal. Bello es lo que place sin concepto, y ese placer es universal.

-Según la relación: belleza es forma de la finalidad de un objeto en cuanto es percibida en el sin la representación de un fin.

-Según la necesidad: bello es lo que sin concepto es conocido como objeto de una necesaria satisfacción.

[Para Kant, el arte no es la representación de cosas bellas, sino la representación bella de cosas. Nos sumergimos así en el ámbito de lo representacional.]

[Idea de la razón: conceptos a los que no se adecua ninguna representación (alma, dios, mundo). Ideas estética: representaciones a las que no se adecua ningún concepto (belleza, sublime). El arte es representación de ideas estéticas.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s