1º de Grado·Descartes·Epistemología·Psicología

EL PROBLEMA PSICOFÍSICO Y LA RELACIÓN CUERPO-MENTE

La evolución biológica ha dotado a los organismos de una estructura por la cual establecen contacto con el medio: la sensibilidad, que es irritabilidad frente a estímulos. Hay estímulos del medio físico, que podemos mensurar, y sensaciones, que son productos del choque entre medios y organismo. El problema psicofísico consiste en cómo se produce el tránsito de estímulo objetiva y cuantitativamente mensurable, a sensación, que no es mensurable, y cuya constitución es cualitativa y subjetiva.

A este respecto, Johannes Müller planteó la Ley de las energías específicas de los nervios: la cualidad no depende de la energía exterior, sino de la estructura neuro-fisiológica de los receptores.

La psicología soviética afirmaba que no se puede reducir ni a la energía, ni al sistema nervioso: las sensaciones son el fruto del choque dialéctico de ambas.

Esta relación cuerpo-mente también tiene un profundo recorrido filosófico.

Descartes al principio plantea un dualismo radical entre mente-cuerpo, que luego se convertirá en un dualismo interaccionista. Ya en el renacimiento se hace una distinción entre lo objetivo y lo subjetivo. La filosofía coge las prácticas científicas de la época e intenta pensar sobre ellas, a veces justificarlas.

Descartes inicia la modernidad porque rompe con la escolástica mediante la crítica. Su objetivo es epistemológico, trata la cuestión de la validez del conocimiento. Usa la duda metódica para llegar a la certeza. Lo que Descartes lleva a cabo es una crítica de Aristóteles, para quien la verdad se basaba en la adecuación entre objeto e idea a través de la experiencia. Para Descartes, la certeza está en el pensamiento, en el proceder puro de la razón o res cogitans.

El método cartesiano consiste en analizar un fenómeno troceándolo hasta toparse con sus partes elementales, aquellas que se conocen de manera clara y distinta, y después volverlas a juntar. Pero el hecho de que sean claras y distintas no explica su existencia, para esto es necesaria otra estructura: Dios. La idea de Dios garantiza que todo lo que es pensado como claro y distinto, existe. Aquí llega Descartes al punto en que necesita demostrar la existencia de Dios.

Argumento ontológico: Dios es un ser perfecto, y por tanto debe contener todas las perfecciones. Así, la misma idea de Dios prueba su existencia. Como Dios no puede engañar, todo lo claro y distinto existe, porque Dios es bueno.

[Apuntes de la asignatura de Psicología Básica impartida por el profesor Robles.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s