Estética·Herbert Read·Libros

Herbert Read sobre el arte y la religión en la Antigua Grecia

“Los griegos se encontraban en el mundo como en su hogar. […] Ayudados por una explicación general del mundo, podían dejar de lado el problema de su origen y fin, y dedicarse libremente y de un modo total al arte de vivir, desembarazados de escrúpulos y dudas acerca de la naturaleza de la vida. […] La función de su religión consistía más bien en calmar la conciencia que en excitarla por medio de advertencias y reprobaciones”.

“Con la aparición del hombre clásico […] se arranca a lo divino su condición de extraterrestre; se convierte en terrenal y se absorbe en la actividad mundana. Para el hombre clásico, lo divino ya no existe como un mundo exterior, sino que se halla encarnado en el mundo”.

Esta encarnación de lo divino no provenía de una creencia en solamente un orden de cosas; precisamente una de las características que distingue el pensamiento civilizado es el abandono del pensamiento pre-lógico en aras de una conciencia de la percepción, que resulta en la distinción entre el mundo natural y el espiritual, el visible y el no visible.

La importancia del arte era, pues, que en base a esta doble dimensión de la vida humana, servía como vínculo entre en mundo natural y el espiritual. Así, la interpretación en el teatro hablaba por los dioses, la voluntad de los dioses se manifestaba en los fenómenos naturales, y un largo etcétera de sucesos físicos, naturales y humanos, que eran interpretados en clave divina.

[Extraído de su libro Arte y sociedad.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s