Freud·Psicología

Introducción a la teoría psicoanalítica

[Apuntes de Introducción a la Teoría Psicoanalítica].

CONTEXTO HISTÓRICO

Positivismo

Durante la primera mitad del siglo XIX está vigente el positivismo. Comte es un filósofo del siglo XVIII-XIX  que escribe el “Curso de la filosofía positiva”, donde mantiene que la filosofía tiene que replantearse su situación después de todos los avances de la época. Esto es debido al análisis kantiano del conocimiento por el que ha demostrado que el hombre conoce construyendo (recibimos datos empíricos que quedan organizados dependiendo de nuestro sistema de recepción), así que toda construcción no es subjetiva pero interviene el sujeto. Esto lo sostiene Compte. Lo dado, lo puesto, es relativo a mi forma de percibirlo así que no podemos llegar a un conocimiento absoluto. Todo conocimiento es relativo y empieza siendo empírico, sin embargo yo llego a construir un modelo que me permite conocer relaciones entre hechos además de los hechos. Esto es el conocimiento de las leyes (la ciencia).

Conocimiento (relativo): hechos más relaciones.

Las leyes nos permiten predecir y tener control sobre los hechos.

La filosofía ha hecho elucubraciones acerca del universo, ha buscado las esencias de las cosas, así que ahora llegamos a una forma de conocimiento que excluye buscar las esencias.

El estado metafísico ha creído conocer el fondo de las cosas, pero no, sólo conocemos hechos y relaciones. (Sabemos lo que pasa, no lo que es).

El positivista piensa que el conocimiento de las leyes que rigen los fenómenos lo consigue la ciencia mediante métodos hipotéticos (predecir, comprobar ….) y si se cumple verifica nuestro modelo. Compte: el conocimiento científico es el que permite la ampliación del saber porque nos da una rigurosa visión objetiva de la realidad, la cual depende de la mentalidad con la que abordamos el conocimiento: teológica (los rayos los tira Zeus), metafísica o positiva (lo puesto).

El positivismo ha tenido una visión científica de la realidad, por tanto no tendrán calidad las investigaciones en psicología. La psicología no es una ciencia, sólo se hace mediante autorreflexión, lo cual es puramente subjetivo y diferente a la ciencia. Para Compte los problemas de la psicología deberían estar relacionados con los problemas de la fisiología, porque los procesos de la mente se dan en organismos vivos.

Compte tiene interés en una mentalidad positivista para una misión reformadora de la sociedad, quiere una reforma social.  Comte: “saber para prever” permite explicar el pasado y predecir el porvenir y “prever para poder”.

Si la técnica de un conocimiento es buena, tendré un buen saber (esto se verá en Freud).

Positivismo: ciencia + técnica + reforma social.

Evolucionismo

 

Los seres vivos proceden de la evolución. Es una teoría de índole biológica. Darwin escribe en 1889 “el origen de las especies”. El proceso de la evolución se basa en la aparición de fenómenos o propiedades cada vez más elevadas (perfeccionamiento).   Los procesos más complejos no proceden de fuera de la cadena (Dios, etc.), sino de ella misma, han emergido.  Por tanto la mente humana procede de una mente animal, es una ESTRUCTURA NATURAL. Darwin representa la naturalización de la mente, algo totalmente asumido por Freud.

Precisamente, porque van cambiando se producen innovaciones que se incorporan a la especie.  Se va enriqueciendo la realidad, los estados superiores son más complejos que los anteriores, aunque ello no quita que haya formas de regresión a niveles menos diferenciados.

Freud:  el darwinismo es un grandísimo golpe al narcisismo humano.

Cuando Freud construye su obra opera ya sobre una situación donde hay una ciencia acerca de la mente: la psicología científica de Wundt. Esa ciencia parte de hechos concretos y trabaja con inducción, leyes, deducciones y comprobaciones en el laboratorio. Para Wundt la psicología tiene que ser un conocimiento basado en la conciencia y se sabe que ciertos fenómenos tienen que ver con procesos cerebrales (fisiología).

Broca fue un médico (1862-1864), encontró en un hospital a un hombre que llevaba allí años el cual sólo decía la palabra “tan” y sin embargo entendía todo.  A los pocos días murió y encontraron un agujero en su el lóbulo frontal izquierdo del cerebro. Broca entonces dedujo que su extraño lenguaje tenía que ver con dicho agujero. Había perdido el lenguaje hablado pero no oído.  En poco tiempo fue capaz de reunir más casos con el mismo problema y la misma explicación. Por tanto, hay ciertas funciones que se encuentran en determinadas áreas.

Más tarde, otros le abren el cráneo a un perro y dándole corrientes eléctricas consiguen que mueva una pata, etc.  Por tanto, funciones motoras y sensoriales, determinadas por el cerebro. Esta idea ya la habían tenido frenólogos como Mariano Cubí; mantenían la misma idea sólo que los elementos cerebrales estaban reconocidos de una manera no científica (por eso se vino abajo).

Por otro lado, la psiquiatría va imponiendo la idea de que el trastorno cerebral está a la base de los trastornos mentales y que es algo natural y no del alma.  Uno de esos trastornos lo encuentran en Víctor, el niño salvaje encontrado en la selva que andaba a cuatro patas, no tenía lenguaje, etc. (un niño feral).  El doctor Itard se lo lleva a su casa y hace estudios.  Al principio piensa que es sordo, pero no lo era.  Su conclusión es que estos sujetos deben tener algún tipo de problema cerebral, como un sistema nervioso muy tosco. El problema de estas teorías es que plantean la enfermedad mental como destrucción de una parte del cerebro (psicología anatomoclínica) y Freud irá en dirección contraria.

Paradigma vigente: lesión cerebral como responsable de un trastorno psicopatológico.

J.M. Charcot tiene mucho peso en Freud. Hacia 1870-1880 abre un camino que crea dificultad al paradigma anatomoclínico. Presenta una serie de pacientes histéricas que presentan trastornos invalidantes  (parálisis, ceguera…). Se pensaba que eran trastornos femeninos, Charcot verá que no. Para la mayoría de los médicos tenemos una ficción o voluntad del sujeto, no una enfermedad.  Charcot piensa que tiene una explicación lógica, una estructura gnoseológica como la puede tener una apendicitis.  Es la estructura de un síndrome. Es la gran aportación de Charcot: QUE HAY ESTRUCTURA.  Dice que comienza con una fase epileptoide, luego una clowniana, luego una de actitudes pasionales (lascivas o eróticas) y luego una de delirio.  Ese orden no va ligado a ninguna lesión anatomofisiológica.  Charcot dirá que el problema puede ser una degeneración del sistema nervioso.  Con la hipnosis conseguirá que una histérica vuelva a mover el brazo; por tanto, no es nada fisiológico, no hay base funcional.  La orden del hipnotizador tiene importancia, pues el enfermo tiene una idea obsesiva que no puede controlar. Dirá entonces que los pacientes tienen una cierta desconexión de una parte de su psiquismo, están en una fase regresiva.  El histérico ha desintegrado un comportamiento (por ejemplo si no me acuerdo de donde he dejado las llaves, es una desintegración, porque se va perdiendo la unidad del sistema nervioso).

El problema es la degradación del sistema nervioso.

Por tanto, se degeneraría la especie (alcohólicos, sifilíticos …).

En 1912 un psiquiatra publica “La familia kallikak”, donde plantea la historia de un hombre que ha tenido un matrimonio honesto, virtuoso, con hijos ejemplares y a la vez ha tenido escarceos infieles de los que nacerían prostitutas, etc.  De aquí que la herencia tiene un gran peso.

Freud ha estado muchos meses con Charcot, incluso le ha traducido sus obras al alemán; pero conoce a otros hipnotizadores.  Santiago Ramón y Cajal también utilizaba la hipnosis y descubrirá las neuronas.

Freud asume todo el legado de su tiempo: 1. visión cientificista, 2. visión biológica-evolucionista, 3. los problemas psicológicos tiene que ver con los del cerebro (aunque no se sabe bien cómo), 4. el sistema nervioso tiene una estructura muy definida, porque son neuronas.

Freud va a hacer una psicología y el psiquismo para él es el estado en que las neuronas se encuentran.

FREUD

 

Pasa casi toda su vida en Viena hasta 1938, por estar ésta en manos de Hitler. Era judío. Está acostumbrado a vivir en contra o enfrentado a la sociedad, por ello sabrá defender su teoría.  Su biografía tiene varios puntos de inflexión debido a sus experiencias.  Empezó estudiando medicina. Le influye Darwin que ha colocado al hombre en su sitio no antropocéntrico.

Se encuentra con el modelo naturalista en medicina. Sus maestros y especialmente Brücke, que se ha formado en una escuela cuya figura inicial fue Müller, han hecho un juramento (1860) antivitalista, que proclama que no se va a explicar ningún fenómeno del hombre por medio de ningún concepto que no sea reductible a la física o a la química (reduccionismo de lo biológico a lo físico-químico). Esta visión llega a Freud a través de Brücke.

Freud empieza moviéndose como un investigador anatómico. Su primer trabajo lo hace impulsado por su profesor de anatomía comparada acerca de la estructura de los órganos sexuales de la anguila. Hay un primer punto de inflexión cuando habla con Brücke  para poder entrar en la universidad y poder estudiar neurología, pues éste le hace ver que un judío no puede desarrollar una actividad académica en Viena. Lo asume y esto le hace derivar en una vida de investigador silvestre con actividad práctica. Llegará a ser un gran médico, clínico, neurólogo y además el primero que mandó un cadáver con un diagnóstico de polineuritis para autopsia y acertó. También acierta sobre la parálisis infantil.

En 1884 hace una investigación sobre el posible uso del derivado de la cocaína como anestesia para algunas operaciones quirúrgicas, publicando “Los estudios de la cocaína”. Quería saber cual es el efecto de la cocaína sobre el sistema nervioso. Vio que lo pacientes adictos a la morfina se paliaban con la cocaína.  También se da cuenta de que es complicada la anestesia en la cirugía ocular y que la cocaína duerme la lengua; trabajó sobre ello.  Freud estaba con la que sería su esposa en Hamburgo y al volver descubre que la cocaína como anestesia para ojos ha sido el enorme éxito de un colega suyo que lo presentó en un congreso. A partir de ahí abandona la investigación de las drogas en cuanto a su función sobre el sistema nervioso.

Continúa con la neurología. Esto conduce a dos cosas, primero se topará en el campo de la medicina natural en el que aparece el problema, de la mano del médico J. Breuer que trata problemas de histeria, pero antes, (segundo) se había interesado por los problemas de la neurología en relación al lenguaje. El cerebro tiene una parte (Broca) donde el lenguaje funciona y Wernicke descubre otra área donde se procesa el lenguaje oído que está en la parte posterior.  El lenguaje funciona interrelacionando centros de la corteza cerebral. Entonces ¿dónde está el lenguaje?  Las afasias son problemas del lenguaje. La dislexia es una afasia de conducción.  Esa preocupación por la estructura del lenguaje le llevará a escribir en 1891 “La afasia” (afasia motora: Broca y afasia sensorial: Wernicke).

Freud tendrá una visión de todo un campo cerebral del lenguaje donde la actividad se intensifica en algunos puntos. Es un sistema general que no excluye puntos de especialización.  El cortex funciona como una red de comunicaciones, pues las afasias tendrán que ver con las comunicaciones.

Esquema en el libro de la afasia:

Esto puede querer decir: las palabras están asociadas a los objetos, por tanto el lenguaje es un sistema de asociaciones y una parte de esas asociaciones son su significado (además de los objetos). Así que el mundo de mi experiencia está profundamente vinculado al del lenguaje.  Además las redes asociativas también tienen enlaces, que no son arbitrarios y son caminos hechos de neuronas (Ramón y Cajal 1888).                                   Las barreras que puedan causar los problemas en los caminos estarán en las neuronas (lo que haya en el cerebro de acuerdo con el juramento antivitalista, por tanto). Freud será asociacionista (1891).

Caso de Anna O.

 

Breuer tiene una paciente histérica Anna O., (Berta Pappenhein),que era una judía feminista, promovió la igualdad, los derechos de los niños judíos; era una figura noble. Breuer y Freud hacen una obra conjunta (1895) “Estudios sobre la histeria”.  Ana O. fue atendida por Breuer y él escribe dicho capítulo.

La llevan a Breuer porque tiene una tos muy fuerte y nerviosa, parálisis del brazo derecho y determinadas alteraciones (sensibilidad, visión…) propios de la histeria, también anorexia y una temporada de hidrofobia. Además durante un año no maneja su lengua natal, el alemán, pero sí el inglés y cuando lee en francés o italiano, lo dice en inglés. También alteraciones del humor. Breuer va a pensar incluso que tiene doble personalidad.  Ana O. parece estar afectada porque su padre está muy enfermo y al morir se incrementan sus síntomas. Breuer descubre que al atardecer, Anna O. llega a una situación hipnoide y a veces dice algunas palabras.  Breuer las anota y después la somete a hipnosis y la pregunta por ellas. Descubre que antes de la hidrofobia, mediante la hipnosis, tuvo una experiencia peculiar: entró en una habitación donde había una señorita inglesa que tenía un pequeño perro al cual le daba agua en un vaso de persona, Anna sintió mucha repugnancia pero no la manifestó por respeto. Después de esto, Breuer con paciencia le muestra lo natural de beber en un vaso de agua y ella acaba bebiendo.

En cuanto a la parálisis del brazo, descubre que se debía a una alucinación y tras una terapia consigue curarla, al igual que consigue que vuelva a hablar alemán.

Breuer llamará a estas sesiones deshollinar la chimenea que significa que la verbalización de las experiencias vividas a las que la paciente sólo llega por la hipnosis consigue la remisión o parálisis de los síntomas patológicos.  A la purificación que supone la verbalización se la llamará CATARSIS (era la experiencia que vivía el contemplador de la tragedia griega y al revivirlo se purificaba).

En 1882 Anna O. llama a Breuer y le dice que ya está llegando su hijo. Ella creía que iba a tener un hijo suyo, pero no estaba embarazada. Breuer cobardemente huye con su mujer a Italia, pero a pesar de todo Anna O. mejorará y se curará.

Interpretaciones teóricas sobre el caso Anna O.

 

La pieza esencial de la histeria se concentra en la frase central que afirman Breuer y Freud: ASI PUES, EL HISTÉRICO PADECERÍA PRINCIPALMENTE DE REMINISCENCIAS (RECUERDOS).  Existe por tanto una causa de enfermedad que no es ninguna lesión anatómica (la biografía es causa de los trastornos). Así el psicoanálisis introduce al sujeto en la medicina.

Además estas experiencias son de alguna forma traumáticas; se da un afecto muy vivo (repugnancia de Anna O.) que no ha sido exteriorizado y se manifiesta a través de las palabras, porque están vinculadas a las vivencias y también al afecto que tuvo lugar en ese  momento.

Hay una memoria M que no está en la conciencia C de la cual florecen síntomas patológicos. Por tanto hay una disociación de la mente y además el hecho del pasado va a pasar a la parte consciente y por medio del lenguaje se exterioriza (esa expresión: catarsis).

Cuando a un hipnotizado se le da una orden, afecta a la zona no consciente, por eso al despertarse no puede andar, por ejemplo. De ahí las acciones incomprensibles de los enfermos.

Los trastornos histéricos tienen un modelo paralelo a los de la hipnosis.

a)             Dijeron inicialmente que tras el tratamiento Anna O. se curó.  Se vio después que tenía un problema tuberculoso y que no todo fue tan bien.

b)             Breuer trató a Anna O. y Freud se enteró en 1882 y cuando se lo contó a Charcot, éste estaba ocupado y no le prestó mucha atención, entonces Freud se deshinchó un poco.  El padre de Bertah fue el tutor de la mujer de Freud (Marta) la cual era amiga de Bertah. Entonces ¿cómo es que Freud no sabía nada?.

c)             Hay mucha polémica sobre el tema de Anna O., algunos cuestionan que el uso de la catarsis produjera a).  Además un francés también hace procesos catárticos y parece que pusieron un final feliz a la teoría de Anna, para que los franceses se llevasen el mérito.

La posición de Breuer y Freud considera los problemas histéricos como problemas por trauma biográfico.

Freud dirá que hay un punto en la experiencia de Anna O. que Breuer no supo comprender, que es su enamoramiento del final por Breuer (TRANSFERENCIA). Breuer no lo supo abarcar.  El paciente transfiere a la figura del terapeuta la del progenitor (incluso sexualmente deseado), como única persona capaz de curarla.

Breuer parece el iniciador del psicoanálisis, pero no vio la pieza clave que supone la transferencia.  Además ocurre que a la vez que están de acuerdo en procesos sobre histeria, Breuer se mantiene en la hipnosis y Freud comienza otro método.

En el proceso de la histeria según Freud hay grupos de representaciones (contenidos mentales) que son símbolos, imágenes mentales. Son procesos de conocimiento. Estas representaciones de los pacientes histéricos nacen en estados hipnoides y están excluidas de las relaciones asociativas con los demás grupos de representaciones. El hombre hipnotizado está en una “segunda conciencia”.  Para Freud habrá una primera conciencia (que nos mantiene en relación con el mundo) y una segunda.

El psicoanálisis administra la herencia de la hipnosis.  El síntoma histérico permanente; es una extensión de la segunda conciencia a la inervación (nervios) somática (cuerpo), que es lo que controla los movimientos corporales, lo que normalmente está controlado por la primera conciencia.  Para Freud cuando tenemos fenómenos, inervaciones motoras que no podemos explicar, es porque están controlados por una segunda conciencia.  El ataque histérico es un paso a controlar la conducta de unas representaciones que están en la conciencia segunda, que no está vinculada a la primera.

El proyecto de psicología para neurólogos

 

 

Fliess fue la persona con la cual Freud tuvo una magnífica relación científica tras la ruptura con Breuer. El “Proyecto de psicología para neurólogos” es una obra que se publicó póstumamente; Fliess vivía en Berlín y Freud en Viena y a veces se reunían para tratar problemas teóricos. Todas las cartas que le mandó Freud se han conservado. Estas cartas se publicaron como “Los orígenes del psicoanálisis”.  El manuscrito de “Proyecto de psicología para neurólogos” se publicó en 1950. Freud no mencionó nunca esta obra pero en ella se encuentran conceptos a los que más tarde volverá.  Su finalidad era crear una psicología: una ciencia que explique los procesos mentales como ciencia natural. Freud no quería que esta psicología formase parte de la filosofía, quería que estuviera en el marco de los procesos biológicos. Quería representar los procesos psíquicos como estado de partículas materiales. Quiere construir una visión psicológica “materialista”. Estos estados tienen propiedades que el psicólogo puede medir, son procesos mensurables. Las leyes generales del movimiento son las que rigen estos procesos. Las partículas materiales, las neuronas. Cuando una neurona recibe una estimulación, recibe un aumento de energía, de la que inmediatamente se desprende para mantener un equilibrio energético.

Según Bernard los organismos mantienen constante el estado del medio interno. Este es el fenómeno de la homeostasis (mantener fijas sus propiedades dinámicas). A esto llama Freud la inercia: tratar de mantener un equilibrio energético. El descargue de la energía que ha sido adquirida es satisfactorio. La llegada de una carga a una neurona es perturbadora, liberarse de ella produce satisfacción.

Freud introduce el PRINCIPIO DE LA HOMEOSTASIS y el PRINCIPIO HEDONISTA del funcionamiento del organismo.

Los procesos psicológicos son procesos energéticos de neuronas: Freud se guía por los principios antivitalistas.

 

Tiene una primera parte que es el planteamiento general. En la segunda plante habla de la psicopatología, girando en torno al problema de la histeria.  En la última parte dice que una psicología tiene que explicar lo patológico y también los procesos psicológicos normales.

El organismo está en relación con el medio, que es fundamentalmente energía (una energía homogénea y en movimiento). Todo individuo selecciona cierto tipo de energía. Tenemos una pantalla que filtra determinadas energías.  La energía llega a las neuronas, se procesa en el organismo y sale hacia fuera, para que la situación sea de homeostasis. Así el individuo tiene unos elementos invariables (la retina no se modifica por ver cosas). La histeria supone que en el organismo quede un trauma; hay una parte del organismo que sí se modifica. No nos enteramos de algunos traumas porque están en la segunda conciencia.  Esto le fuerza a Freud a clasificar tres tipos de neuronas:

1)      Las que no se modifican (sistema φ)

2)      Las que sí se modifican, en lo que se quedan los traumas, -la memoria- (sistema ψ)

3)      La conciencia (sistema ω), en la que quedan algunas neuronas modificadas [sistema nervioso central (SNC)]

Luego está el sistema nervioso o autónomo (SNA) o vegetativo, que es el que mantiene la energía en la materia orgánica.

La energía entra en el sistema φ, algunos elementos pasan al sistema ψ, y algunos de éstos estarán presentes en nuestra conciencia (ω).

Este sistema trata de mantener su energía estable. Como la carga de energía es desestabilizante, produce perturbación. Quitarnos el exceso de energía es satisfactorio. Los mecanismos motivacionales del placer y del dolor explican el mecanismo de este sistema. Hay una tendencia a evitar el displacer.

Hay que tener en cuenta también las estimulaciones internas (necesidades del hambre, sueño, sexo). A estos motivos los llamará INSTINTOS: que pertenecen al sistema de auto-mantenimiento del organismo.

¿Por qué lo energético es tan decisivo? La primera solución que tenemos es que ciertos estímulos que llevan por φ, provocan un acto reflejo, sin más, automáticamente. Esta va a ser la función primaria. Pero puede ocurrir que alguien me pegue y yo me vengue (función secundaria).

Las neuronas son unidades y están conectadas entre ellas. Las zonas de contacto permiten que influyan unas en otras al tocarse, pero sucede que hay neuronas que inhiben en vez de excitar. Y esas son las BARRERAS.

En determinados problemas (histerias) hay neuronas que quedan excluidas del comercio asociativo, aisladas. Por tanto, se crean barreras de neuronas con sus correspondientes caminos opcionales que se van haciendo más fuertes. Hay neuronas que quedan fijadas (CATEXIAS), por ejemplo, son las 14.00 y tengo hambre, me acuerdo de las croquetas y esto es porque la necesidad está activando representaciones.  Activa lo que es más satisfactorio para satisfacer esa necesidad (las croquetas, ya que en otras ocasiones me han satisfecho esa necesidad). Voy fijando ciertos aprendizajes en función del placer y el dolor. Los objetos quedan catextizados a esa necesidad. Por tanto, en ese sistema de neuronas quedan enlaces fijados (catexias), de los cuales el mecanismo funciona con los que proporcionan placer y las catexias defensivas. Pero estas catexias defensivas funcionan de forma diferente (REPRESIÓN). De todo este sistema que estoy creando, finalmente queda Pepito Pérez (UNA ESTRUCTURA DE PERSONALIDAD = el “YO”).  Yo soy la totalidad de mis catexias y he empezado de cero.

En la medida en la que el YO opera, dejan de funcionar los procesos primarios; cuando ponga a mi YO entre paréntesis, volverán a funcionar. Por eso, cuando Anna ve al perro bebiendo del vaso, esa energía desestabiliza el sistema, pero su YO la hace callar por respeto a su dueño y al verbalizarlo tiempo después, consigue equilibrarlo de nuevo.

Conclusiones:

 

1)             Busca hacer ciencia natural de los procesos mentales.

2)             Concepción reduccionista (hechos psicológicos = estados de las neuronas)

3)             La energía interviene en los procesos

4)             Dos principios básicos:

a)  En los organismos se mantiene una homeostasis

b)  Principio hedonista (descarga satisfactoria y carga desagradable)

El contacto entre neuronas tiene un aspecto funcional y otro anatómico, por tanto el proceso psicológico resulta de un movimiento.  Debido a la condición DINÁMICA de la energía, las barreras pueden cambiar el curso de la energía.

El sueño:  (Dentro del proyecto de psicología para neurólogos y de la interpretación de los sueños 1900).

El sueño de Irma: Fue una paciente suya a la cual deja de tratar, pero después del verano otro médico la retoma y le informa a Freud de que no está del todo bien.  Esa noche Freud sueña: varios médicos se reúnen y examinan a la paciente, la cual no puede abrir bien la boca. Se visualiza con claridad la palabra “trimetilamina”. El médico le pone una inyección y Freud se da cuenta que es peligrosa.  Tiene que ver con un problema sexual.  Freud interpretará este sueño de la siguiente manera: se manifiesta la situación de inquietud o culpabilidad que él podía sentir como terapeuta en la peligrosidad de la inyección. Había estado hablando con Fliess sobre el quimismo sexual, de ahí la aparición del problema sexual, aunque éste es un elemento que no estaba dado en la estructura del proceso íntegramente en la conciencia, pero este hecho sí está enlazado con la enfermedad sexual y con la trimetilamina.  El hecho de que sea otro médico el que le pone la peligrosa inyección, libra a Freud de su culpa.

Por tanto, los diferentes elementos del sueño (A, B, C, D)  pertenecen a la estructura física del cerebro, y el proceso del sueño ha tenido que ver con esa dinámica de manera que ha satisfecho una inquietud (la de ser culpable de no haber podido ayudar completamente a Irma).  Pero claro está que no puede localizar esos puntos, aunque sí descubre que el sueño es un proceso tanto semántico como físico. El sueño ha seguido ese camino porque los elementos estaban actuando movilizando la energía en una determinada dirección, por tanto no puede haber una psicología que se limite a la conciencia.

El sentimiento de culpa movilizó el proceso del sueño para liberarle de ella.

Caso de Emma:  Dentro de la psicopatología estudia este problema histérico: Emma no podía entrar sola en ninguna tienda, solo acompañada aunque fuese de un simple niño.

Emma cuenta que a los 12 años entró en una tienda y los dos dependientes comenzaron a reírse entre ellos y salió corriendo asustada. Para empezar es raro que saliese corriendo. Puede ser que se riesen de sus vestidos y que le afectase porque uno de ellos le hubiese agradado sexualmente. De todos modos aunque fuese por eso daría igual, pues ahora vestía elegantemente, además no explica que la simple compañía de un niño la haga sentirse segura.

“Los recuerdos evocados no explican el fenómeno, ni la conclusión ni el tipo de síntoma”.

Posteriormente descubre otro recuerdo pero que puede demostrar. Cuando tenía 8 años fue a una pastelería y el pastelero le pellizcó los genitales a través de los vestidos. Luego volvió a la pastelería sintiéndose extremadamente culpable por parecer que vuelve a incitar la situación, de modo que no vuelve nunca más.

Conclusión: La risa de los tenderos le recuerda (sin saberlo) a la mofa del pastelero, además estaba sola en la tienda.  Entonces uno le atrae sexualmente y sale corriendo.

Estos puntos son dinámicos porque reconducen la información. No se enlazan las ideas (vestidos, risa, sexo), sino que actúan pasando por ellos la energía (aún así todo esto es una hipótesis).

Cuando se le explica a Emma todo esto, se cura su histeria y así queda confirmada la hipótesis.

Como hay elementos que perturban se les empuja al subconsciente para que no molesten (empieza a hablar de REPRESIÓN), los cuales siguen influyendo en la conducta manifiesta de la paciente.

La psique de esa señora está “ASOCIADA”.  Al volver a fluir la energía se produce una catarsis y la paciente se desbloquea.

En el sueño ocurre lo mismo que en el proceso histérico: “el sueño es la satisfacción de un deseo, como la histeria la necesidad que tiene un trauma de ser catartizado. Al igual que el sueño, el síntoma de la histeria es incomprensible”.

El psicoanálisis administra la herencia de la hipnosis, ya que se encuentra en ella la misma estructura que en la histeria.

hipnosis //  histeria //  sueño

Se ve que la mente funciona análogamente en el estado normal de las personas (que es el soñar).

En estos procesos se obtiene la explicación por las SIGNIFICACIONES.

Sin embargo acabará dejando este proyecto de psicología para neurólogos, ya que no puede saber donde están dichos centros, ni predecir, ni dejar de dar explicaciones siempre hipotéticas y nunca demostrables científicamente.

Este es un sistema que reconoce un principio hedonista, es estrictamente determinista (nada de lo que pasa en la mente es azaroso). Funcionan mecanismos asociativos y hay un proceso primario (aquel que a partir de una situación, mecánicamente enlaza una respuesta, como el hombre dormido con hambre sueña con un  bocadillo, que es un mecanismo de tipo reflejo) y un proceso secundario (cuando tenemos un objetivo, buscamos entre todos los contenidos mentales para ver cual nos satisface; es un mecanismo de adaptación al medio que obliga a tener reservas energéticas y no expulsar toda la energía que nos llega). Entre esos procesos primarios se dan los sueños (satisfacciones de deseo de tipo alucinatorio). Se producen catexias cuyo conjunto componen el YO (sistema de catexias, la memoria que me identifica). La conciencia se añade a ciertos actos psíquicos (como la percepciones), pero otros no la tienen, por tanto la conciencia no es el todo de la psicología.  En los mecanismos que evitan ese dolor hay uno de represión que actúa evitando la reaparición de la situación traumática cuya raíz es sexual y tiene un punto de partida en la infancia, pero se reactualiza después de un tiempo en la pubertad.

La interpretación de los sueños (1900)

 

Freud somete sus propios sueños a un autoanálisis (1894-1897). Va a descubrir el conflicto edípico y la sexualidad infantil como un problema intrínseco al individuo y no un mero accidente sobrevenido.

En la teoría inicial sobre la histeria, Freud dice que los traumas han sido una seducción o abuso sexual que han padecido los pacientes probablemente por parte del entorno paterno. Freud, al autoanalizarse, puede pensar dos cosas: que su padre ha abusado de él (luego se da cuenta de que no) o bien, que no ha sufrido el abuso paterno, que al principio había introducido como pieza clave. Así falsa tu teoría del abuso paterno y crea otra: los niños fantasean la agresión sexual. Estas fantasías surgen como satisfacción de ciertos deseos. Los niños han tenido algún tipo de fantasía sexual con sus padres. El problema no es un trauma externo, sino unas fantasías en la psique del niño. Los niños tienen una sexualidad que se desarrolla de forma autónoma, independientemente de los acontecimientos.

Hacia 1897 Freud descubre en sí mismo la existencia de una pasión hacia su madre y recordará un viaje en el que vio a su madre desnuda.  Hay unos deseos incestuosos del niño con la madre y hostiles hacia el padre (y deseará su muerte) y viceversa en la niña. Este desarrollo se da, tanto en las personas normales, como en los casos patológicos.

El análisis de los sueños es la vía regia para el conocimiento. Primero ha accedido al inconsciente mediante la hipnosis, pero este método lo abandonará al encontrar otro: los sueños.

El proceso de los sueños es asociativo: determinados deseos evocan determinadas representaciones y satisfacen esa necesidad. Entonces se le ocurre diseñar una situación en la que se produzcan asociaciones libres para que en algún momento alguna tropiece con el núcleo problemático. Para ello es necesario una situación distendida del sujeto (los pacientes se tumbarán en el diván sin estar de cara al psicoanalista para no sentirse presionado). Así los sueños proporcionan las asociaciones más libres pues el sujeto está totalmente distendido. Actuando de tal modo Freud observará que los pacientes hablan y hablan hasta que en algún momento cortan la línea de asociaciones libres (RESISTENCIA) diciendo cosas tales como “no lo recuerdo…” “no sé bien…” Y este corte no es azaroso, ha aparecido el elemento aversivo.

Una teoría que acepta la TRANSFERENCIA y la RESISTENCIA es psicoanálisis.

La resistencia indica una localización (semántica no cerebral) del trauma.

Así que tenemos:

Sueño                                                                                               psicopatología

Hipnosis                                       Psicopatologías por trauma externo     por la psique natural

Asociaciones libres                                                                          del niño

Al principio del libro narra el sueño que cuenta una mujer, el cual había soñado posteriormente a haberlo oído en una conferencia, ya que la había impactado mucho. Como conclusión sostiene que el contenido del sueño tiene que hallarse superdeterminado por lo que ninguno de sus elementos es azaroso. Un sueño es pleno de sentido y se puede incluir en la actividad coherente psíquica del sujeto.

Nuestra mente puede ser así:

MODELO REFLEJO (primer modelo de Freud):

Pero éste no sirve pues hay que llenar el centro de traumas:

CONSCIENCIA, PRECONSCIENCIA Y SUBSCONCIENCIA

Es una organización psíquica que procesa tres sistemas de conocimiento, el concepto de inconsciente no lo ha inventado él; hace referencia al psicólogo alemán Lipps, el cual dijo que el inconsciente forma parte de la vida psíquica. El filósofo Edward von Hartmann ha hecho filosofía de lo inconsciente.

Freud sabe que el inconsciente está fuera del paradigma de la psicología de su tiempo, centrada en la conciencia.

Los datos del plano consciente hay que completarlos con estructuras hipotéticas que pensamos a partir de los datos que no están dados a la conciencia inmediata: el inconsciente es una realidad psíquica.

Este modelo por tanto, es determinista en cuanto a todo lo que pasa en el sueño, ya que no es obra de ninguna fantasía, sino de una mecánica que lo reelabora. Visión asociacionista y causal de los procesos psicológicos. Pero también psicología teleológica pues los sueños son realizaciones de deseos (corriente hedonista del displacer hacia el placer), tienen una finalidad que los estructura. Psiquismo dinámico donde juegan energías encaminadas a reducir necesidades, por tanto concede importancia a la motivación.

El mundo del sueño constituye un campo de la experiencia homogéneo al campo de la experiencia inmediata, ya que es psíquica, determinista y además tiene sentido (aunque incomprensible sin interpretación).

Hay un psiquismo de lo manifiesto y otro de lo latente. Aún así el psiquismo no se opone a la fisiología.

El modelo psicológico que hace, supone la búsqueda de satisfacción y ahí encontramos el movimiento reflejo. Entre la llegada de un input y el output que será movimiento hay un proceso primario, pero todo lo demás es un proceso secundario, pero sigue habiendo dos polos.

La necesidad de explicar los sueños es debida a que el proceso que empieza en P  no tiene  respuesta en R  (porque la persona está dormida)  y que tiene otra manifestación que es el contenido alucinatorio, la cual es una percepción sin objeto.  Viene de P  pero en vez de salir por R, va a volver a P  porque estoy percibiendo el sueño.  Por tanto en el sueño hay un proceso de REGRESIÓN.  Ese regreso puede tener tres interpretaciones:

  1. Volver a P  puede ser volver topográficamente (aunque no hable de neuronas hay una parte cerebral donde se localizan las percepciones, la zona visual estará funcionando si veo algo en el sueño).
  2. En muchos sueños de pacientes aparecen contenidos infantiles. Por tanto regreso temporal.
  3. Regreso formal: A formas de un psiquismo más primitivo (pensamiento no lógico, relaciones de tipo mágico, relaciones en virtud de afecto y no racionales).

“El contenido del sueño está ajustado al contenido de la necesidad”.  Pero es un ajuste que exige interpretación. Dentro de este problema del ajuste le preocupa:

a)             En esa dinámica, normalmente aparece una necesidad o contenido que no puede entrar en la conciencia, tiene que entrar camuflado.  Al interpretarlo entramos en el inconsciente.

b)             La elaboración que se produce desde la necesidad hasta el contenido del sueño es SEMÁNTICA y tiene que enlazarse con la verbalización y con imágenes visuales. Concepto de condensación, desplazamiento y simbolización.

Los elementos que están en el foco de la necesidad no pueden entrar directamente, por tanto hay un DESPLAZAMIENTO a otro contenido que lo sustituya, el SÍMBOLO. En el contexto neuronal el desplazamiento podría explicarse como paso de energía entre neuronas y la barrera que impide el paso sería la REPRESIÓN, que es el mecanismo que impide a lo que se desea entrar en la conciencia.  Funciona como una censura que estará entre el consciente y subconsciente. Ese deseo que necesita ser satisfecho aprovecha el sueño para tratar de emerger.

Lo inconsciente es lo psíquico verdaderamente real; su naturaleza interna nos es tan desconocida como la realidad del mundo exterior y nos es dado por el testimonio de nuestra consciencia tan incompletamente como el mundo exterior por nuestros órganos sensoriales. El mundo del sueño es real como el mundo exterior, pero tiene una manera diferente de presentarse.

Al final del libro se plantea cuestiones filosóficas como si los impulsos del sueño son poderes que operan en la vida anímica.

Brentano fue maestro de Freud durante un tiempo y sostuvo que lo psíquico se diferencia de lo físico, porque todos los fenómenos psíquicos tienen un objeto (siempre que recuerdo o quiero, recuerdo o quiero “algo”) y ese es el objeto intencional al que apunta la conciencia.  Así que Freud dirá que los procesos psíquicos se refieren a una realidad que no está manifiesta al sujeto íntegramente sino oculta. No pretende como los idealistas que la conciencia sea una entidad que abarque la totalidad de lo conocido, es simplemente, órgano sensorial para la concepción de calidades psíquicas.

Ahora se da cuenta de que muchos deseos son sexuales (ningún instinto ha sufrido tanta represión como el sexual). La sexualidad tiene un papel muy importante como determinante en la conducta de todos los individuos. Además sexualidad infantil (la gente no quiere admitirlo y será criticado por hablar tanto de sexo). También ha mantenido que el carácter traumático de los neuróticos era en principio por una seducción sexual del niño por el adulto, pero desde que se autoanaliza llega a la conclusión contraria de que los niños son los que fantasean.

En 1905 publica “Tres ensayos sobre teoría sexual”, donde supone el problema de la sexualidad en dos dimensiones específicas: el problema de las perversiones o aberraciones sexuales y el desarrollo de la sexualidad infantil.

Tal vez algunos padecimientos tienen que ver con comportamientos sexuales, como el coito interruptus (marcha atrás) y la masturbación. No va a abordar las perversiones y el desarrollo de la sexualidad infantil como manifestaciones ajenas a lo normal (heterosexual, para mantener la especie).  La sexualidad está separada de la procreación.

–       La sexualidad no puede ser dependiente de la maduración sexual de las gónadas, se puede dar antes (problema del infantilismo de la sexualidad). La sexualidad infantil indica que no se trata de una sexualidad que termine en el coito, así que tiene que tener otra denotación.  Ciertos procesos que producen placer cuando se inician, el sujeto tiende a mantenerlos y repetirlos (comportamiento deseado y buscado), haciendo lo que sea para conseguirlo.

–       Son comportamientos estimulativos, donde hay un cierto tipo de excitación en determinadas zonas que producen placer. Esos comportamientos guardan alguna relación con lo que será el auténtico acto sexual en su plenitud. Uno de esos primeros actos es el chupeteo.

“El erotismo comienza a partir del autoerotismo”.

Esas dimensiones parciales de sexualidad que tiene el niño guardan mucha relación con lo que llamaremos perversiones como la sexualidad anal, homosexualidad….

“El niño es perverso polimorfo”.  El niño encuentra que el marco de la sexualidad está abierto a múltiples formas de realización. El desarrollo del individuo no depende del instinto, sino de diferentes modulaciones que pueden darse.  No es una sexualidad biológica sino humana. También hay unas etapas en el desarrollo de la sexualidad; el proceso tiene una dirección. Por tanto si hay progreso hay REGRESIÓN. Cuando aparecen formas regresivas se puede decir que ha habido una cierta FIJACIÓN en algún comportamiento (oral, anal….) que ha quedado parado.

Después de los 5 años se produce una etapa de latencia (imagen del túnel), donde el niño olvida su sexualidad anterior, lo que supone que se queden aparcados tales comportamientos (semilla de la neurosis). En esa sexualidad hay que ver el papel de los familiares. En la medida en la que el niño está próximo a los progenitores durante la búsqueda del placer, va formar como objeto de placer el sexo materno. El niño entonces hace una selección de objeto. Así puede crear fijación por los pechos, por ejemplo, o los azotes…. (a lo mejor su madre sólo le hacía caso cuando le daba azotes y luego se hace masoquista).

El hambre de sexualidad es la LIBIDO, cuyo desarrollo irá unido a una variación de los objetos elegidos.

Las aberraciones surgen de situaciones en las que el desarrollo de la sexualidad del individuo no ha conducido a la meta sexual estándar, heterosexual, etc. (por tanto, influye mucho la represión de la sociedad).

“La sexualidad no es mero sexo, es género”.

También encuentra la sexualidad: activa, con connotaciones agresivas del tipo “te voy a comer” que puede tener que ver con el canibalismo, agresividad… y pasiva.

Todo este mundo de la sexualidad tiene una base biológica, instinto, que tiene una tensión displaciente en el inicio que lleva a un objeto el cual atrae al individuo y por él conseguiría placer (fin).  Habrá también una intensidad, una necesidad sexual superior a lo normal, normal o infra normal, marcado por diferencias individuales, biológicas y por el desarrollo social de cada uno (biografía). Lo normal es que el individuo tienda a las exploraciones perversas y que al actuar la represión, se forme la sexualidad normal; otra cosa es que el exceso de represión pueda conducir a las formas neuróticas (neurosis, sustitución de la perversión …).

Caso del pequeño Hans (Juanito, en vesión española)

 

Analiza la fobia de este niño de 5 años. Aparece publicado en 1909 en una revista de investigación psicoanalítica. Pone en evidencia muchas de sus hipótesis, sobre todo la de la sexualidad infantil.  Además el problema es inmediato (no tiene que recordar), ya que tiene 5 años.

El tratamiento lo hace a distancia. Este niño es hijo de un médico vienés. Él y su mujer son partidarios de Freud y éste había animado a la gente a apoyarle haciendo investigaciones por su cuenta (puede también entonces que estuvieran algo sugestionados). El padre hizo muchas anotaciones, por tanto, es él el primero que interpreta los datos y después Freud los confirmará según corresponda. Freud vio a Juanito solo en una ocasión mientras estaba sometido a tratamiento. Hans de mayor fue a saludar a Freud (con 20 años) y éste se sorprende porque Hans no se acuerda de nada del tratamiento de sus neurosis (interesante situación de amnesia).

Juanito siente una gran fobia, la cual no le permite salir a la calle,  ni siquiera cuando va con su madre y le da mucho miedo que los caballos le puedan morder (los cuales tiraban de los tranvías en Viena).  El padre le facilita datos del niño anteriores a la neurosis, en los cuales aparece su vivo interés por “la cosita de hacer pipí” habiéndole preguntado a su madre si ella también tenía. También se lo pregunta a su padre.  Una vez cree encontrarla cuando ordeñan a una vaca. También llega a pensar que la tiene la máquina del ferrocarril porque echaba agua. Muestra además interés por los animales… Juanito además se autoexplora y se toca “la cosita de hacer pipí”. Entonces su madre le amenazó: “si haces eso voy a llamar al doctor A. y te cortará la cosita, entonces ¿con qué vas a hacer pipí?”. Juanito: “con el popó”.

Aquí aparece el COMPLEJO DE CASTRACIÓN, aún sin sentimiento de culpa.

También le preocupaba lo grande o pequeña que podía ser “la cosita”. Juanito le pide a su madre que le acaricie el pene y ésta lógicamente tiene una actitud negativa.  En cuanto a las relaciones con otros niños, Juanito tiene un primo un año mayor que él, el cual va a visitarle a menudo y Juanito le dice muchas veces: “cuánto te quiero” y le da muchos abrazos (primer rasgo de homosexualidad), aunque en unas vacaciones Juanito quería dormir con una niña. Aún antes de cumplir 5 años Juanito tiene una hermana que nace en casa. Al principio la menosprecia por celos, pero luego la acepta y se da cuenta de que su “cosita de hacer pipí” es muy pequeña. Desde hace un tiempo Juanito ha manifestado un amor hacia la madre y la costumbre de masturbarse.  Su madre le pregunta que si sigue con esa tontuna. Juanito: “sí, todas noches”.  Cuando Juanito tiene miedo se va a la cama de su madre y el padre a veces se molesta.

Juanito después tiene un sueño y se levanta a oscuras y va al cuarto de sus padres. Le preguntan que si tiene miedo y le llevan a su cama. Al día siguiente le interrogan. Juanito cuenta lo siguiente: “por la noche había en mi cuarto una jirafa muy grande y otra arrugada. La grande empezó a gritar porque le quité a la arrugada y luego me senté encima de la arrugada. Después la solté cuando la grande dejó de gritar y se sentó encima de la otra”.

 

El padre de Juanito concluyó que la jirafa grande era él (cuello largo, pene) y la arrugada era la mujer. La jirafa grande gritaba porque la madre siempre dejaba a Juanito dormir con él, por tanto Juanito echaba de menos a la madre. Freud añadirá el factor posesión por haberse sentado encima de la jirafa. Aquí se ve muy bien el complejo de Edipo. Todo esto tiene que ver con la historia de los caballos. Lo que le da miedo a Juanito en realidad son las cabezadas de los caballos que simbolizan los bigotes de su padre. Por eso les teme, porque teme a su padre.

Freud hace algunos comentarios:

El testimonio del niño es válido. Puede que haya sigo algo direccionado por el padre, pero aún así, Freud piensa que sus declaraciones son realmente sólidas.

La sexualidad infantil de Juanito se ve en su interés investigador de lo sexual.

En Juanito se da una represión muy desarrollada. Le da vergüenza orinar delante de otros. Se esfuerza por no masturbarse, le repugna la caca y el pipí y se acusa de tocarse. Y esto debido a la madre. Como el niño lo ha interiorizado se manifiesta así (ha asumido lo que se impone y quiere dejar de hacer esas cosas).

Juanito es un pequeño Edipo que quiere hacer desaparecer a su padre, quedarse con su madre y dormir con ella. La libido dirigida hacia su madre al ser reprimida no puede fijarse éste en el objeto y aunque no se haya vuelto histérico ha evolucionado en una FOBIA, que quedará fijada a los caballos (SUSTITUCIÓN de un objeto por otro). Ese es el origen, aunque el desencadenante sucedió cuando una vez tropezaron unos caballos y debido al movimiento violento que hicieron, Juanito pensó que le iban a morder.

Después de la terapia pierde el trauma con los caballos, después de haber posibilitado una nueva y mejor relación con su padre. Lo que el padre pierde en respeto lo gana en confianza.

La tensión del niño con el padre está relacionada con el miedo a la castración. La conciencia se habla a sí misma por un lenguaje encubridor pero a la vez revelador. También juega un papel importante la ANGUSTIA.

PSICOANÁLISIS   

Freud será invitado a las conferencias de Clark de EE.UU. una síntesis de su investigación hasta ese momento (1909).  Es lo único publicado en EE.UU. Freud llevó a varios discípulos suyos europeos como Jung, Jones…  Las conferencias aparecen con el título de “Psicoanálisis”.

–   Se quita méritos porque dice que no lo creó el, que fue Joseph Breuer, aunque luego dirá que no (1914), porque Breuer creó el método catártico, antecedente del modelo psicoanalítico de Freud (se va haciendo cada vez más consciente de la importancia y originalidad de su obra). Deja claro su lugar en “Historia del movimiento psicoanalítico” y “Autobiografía”.

–   Comienza exponiendo el caso de Anna O. En estas conferencias menciona los nombres de los que le han ayudado como Charcot, Breuer, Bernheim (que le inició en el tema de las asociaciones libres). Aunque tienen diferente visión del subconsciente, también se ve lo que Freud le debe a Pierre Janet.

–   También se tiene en cuenta las aportaciones de los discípulos (Jung…).

–   Quiere situar el psicoanálisis en el contexto científico del momento.

–   Presenta el problema de la sexualidad infantil y formula el problema de Edipo, después de exponer el caso de Juanito. A todo esto le siguen dos cuestiones:              1. ¿Cuáles son las alternativas de esta terapia?. 2. ¿Qué relación puede tener con esto la transferencia?.

En todo esto se ve que no ha hecho mención de la fisiología al hablar de sus principios. Hace una breve mención a los desdoblamientos de personalidad.  Morton Prince era un psiquiatra que escribe “Desdoblamiento de personalidad” donde trata a un paciente que llega a tener 17 personalidades, 4 claramente establecidas. Algunas aparecen en la hipnosis. En todas es inconsciente de las demás. En realidad a Freud solo le interesa la disociación consciente/inconsciente, por eso está en contra de Janet el cual en “Automatismo psicológico” estudia pacientes con conductas automáticas inconscientes que a veces responden a situaciones de desintegración psicológica importante.  A partir de Janet se empieza a practicar  la escritura automática. A Freud le interesa de él su afirmación de que las conductas inconscientes de los histéricos lo son porque su conciencia no es capaz de integrarlas (Charcot, problemas de desintegración).  Freud saca de ahí que el sistema nervioso vive un conflicto de fuerzas, no que la parte consciente sea débil. “La hipnosis oculta la dinámica de la psicología del sujeto porque está en manos del hipnotizador, hay intervención psíquica. También deja la hipnosis porque vio que Bernhaim conseguía, a veces, hacer recodar las vivencias de la hipnosis presionando a los pacientes (aunque después Freud se dará cuenta de que es mejor no presionar, precisamente porque está buscando en la estructura de un conflicto y no se puede perturbar la situación dinámica desde fuera. Y lo encuentra en los sueños). Además de los sueños encuentra las asociaciones libres que junto con la resistencia y la transferencia (las cuales no estaban en Breuer), forman el método analítico.

Freud insiste en que el psicoanálisis es un método terapéutico. Esto tiene una conexión con el interés práctico que tiene la psicología para los psicólogos americanos. Va a sintetizar lo que el psicoanálisis está aportando: unos métodos (el estudio de las asociaciones libres, los sueños y los actos fallidos).  Se hablará de las representaciones agrupadas y saturadas de afectos. En el estudio de los sueños se encuentra una vía regia al inconsciente, incluso en el sueño de los niños.  Los sueños son una realización disfrazada de deseos reprimidos. Se acentúa el sentido hermenéutico del psicoanálisis. El psicoanalista ha de interpretar, teniendo en cuenta los fenómenos de condensación (distintos elementos procedentes de distintas vivencias que se funden). Determinadas significaciones son sustituidas por otras (DESPLAZAMIENTOS).  Entre los elementos simbólicos no sólo están los sueños, sino también los mitos y las leyendas.  Freud se está acercando a los temas culturales. La sociedad, dirá Freud presenta una resistencia a presentar estas teorías (sobre todo las de sexualidad infantil).

La resistencia y la transferencia son elementos clave en el psicoanálisis. Lo reprimido aparece a través de los sueños, son deseos patógenos (que engendra la patología) de tipo sexual. El problema de la sexualidad no tiene que ver con el sexo del que se trate (H/M). Está relacionado con problemas de la infancia. El erotismo que presenta Freud es el del placer y no el de la procreación, el cual está vinculado a la reducción de necesidades, a la descarga de excitación. El erotismo empieza siempre por ser autoerotismo. Es esencial con qué objeto se obtiene el placer. La sexualidad queda abierta como un instinto que busca el placer con distintos objetos (POLIMORFISMO). No es una sexualidad estrictamente biológica, está sometida a una evolución. Hay una evolución en la estructura psicológica del individuo, ya que hay una evolución de los objetos de placer. Habrá unas etapas vinculadas a la elección de objetos que el individuo va haciendo. Esto lleva al desarrollo de la personalidad (frente a una línea que buscaba en el instinto la razón del comportamiento).

W. James había hablado de una maduración de los instintos. Freud dirá que el instinto va cambiando y la relación del individuo con el objeto da lugar a dos aptitudes contrapuestas: la activa y la pasiva. El complejo de Edipo es, para empezar, una relación patógena. Hay que desligar la libido infantil respecto de los padres. El proceso de tratamiento es una segunda educación en relación con la vinculación niño/padres. El complejo de Edipo es un núcleo esencial: llevar a cabo la identificación del niño con el agresor, con la que el niño se identifica con el padre y se identifica con el rol sexual. No se identifica con un sexo, sino con un género. Así surge el comienzo de la historicidad de la persona. El individuo asume los valores del progenitor, que son los valores de la sociedad y de su tiempo. La sexualidad infantil queda insatisfecha y se produce una tensión entre la demanda de placer y los elementos de represión. Ese conflicto queda interiorizado (un elemento represor: el YO y los deseos sexuales: lo reprimido).  De ese conflicto han surgido los actos fallidos, los sueños, las neurosis. De ahí también surge lo creativo. Aparecen los mecanismos de sublimación y los problemas del arte referido a esta situación inicial. Freud está convirtiendo su psicoanálisis en una antropología.

Pensará que hay unos problemas teóricos en la doctrina que está presentando. Uno de ellos es el de la absoluta determinación. La vida psicológica no está sometida a un azar. La vida consciente está determinada por los planos inconscientes.  El psicoanálisis es el único camino para ir domesticando, en la medida de lo posible, lo reprimido. Tiene un  papel social y no solo individual que cumplir.

Los instintos: Tienen un papel fundamental en la teoría de Freud, va a ser un concepto límite entre lo anímico y lo somático (tiene una base somática o biológica pero es algo psíquico).  Es una realidad funcional anímica y un representante psíquico de estímulos somáticos. Suponen cambios cuantitativos en la energía. La alteración somática establece una tensión psíquica que demanda un determinado tipo de respuesta, una acción que restablezca el equilibrio. Es una acción teleológica.

El instinto entraña una respuesta interna, en cambio el estímulo es externo y de él el organismo puede huir. Así se establecen las condiciones para diferenciar el mundo exterior del organismo que se alteran por dos mecanismos análogos de alteración. Pero ante ellos (estímulo, instinto) la alteración del instinto es permanente. La diferencia entre lo externo y lo interno es en cuanto a que en ambos se da la excitación con final placentero, pero la forma se da por causas diferentes.  Suponen un ajuste a la realidad. El papel que ejecuta el sistema nervioso en ambos está definido por tener el control (de los estímulos huyendo pero no puede hacer lo del instinto). El estímulo es puntual pero el instinto es durativo. Se puede entender como series de ondas, oleadas, en el sentido de que es un proceso durativo y que va avanzando en una determinada dirección.

Toda estructura de un instinto tiene cuatro elementos esenciales:

1-    Fuerza.

2-    Satisfacción como meta: como reducción de una necesidad que produce placer.

3-    Objeto: aquello con lo que se satisface un instinto o se reduce una necesidad. La sustitución de los objetos también reduce esa necesidad (cambio de objeto con la misma meta).

4-    Fuente: elemento somático que está siendo representado por el instinto (por ejemplo genitales)

Todos los instintos son cualitativamente iguales por buscar el placer. Todo este dinamismo es homogéneo: representación psíquica de un organismo que necesita conservarse.  En cambio funcionalmente son diferentes.

Hay dos instintos básicos: instintos del YO, vinculados a las funciones de la conservación e instintos sexuales también vinculados a la conservación pero insiste en que son modificables. Así se da la posibilidad entre actividad y pasividad. La relación sadismo/masoquismo son forma de satisfacción sexual que tienen elementos comunes (violencia y ejercicio del poder sobre el otro). Ambas formas tienen una raíz común y puede generarse uno de otro. Están como en diferentes etapas de evolución.

El momento inicial es el del sadismo. Puede pasar después que al ejercerlo, se pase al siguiente escalón, conducta sádica sobre sí mismo. El tercer paso sería buscar a otro que ejecute esa acción sobre uno mismo.

Así que un proceso es reductible al otro, al menos en su génesis. Por eso pueden ser modificables. Decíamos que el instinto es como una onda, por tanto el que se pueda regresar de activo a pasivo le hace pensar en el concepto de AMBIVALENCIA de estas dos formas similares al proceso de amor y de odio (la dirección puede cambiar). El proceso del autoerotismo está en el propio cuerpo pero cambia al heteroerotismo. El odio es más antiguo que el amor, ya que nace de la respuesta contra un mundo aversivo (el hecho de nacer rompe el equilibrio y los niños nacen llorando). El amor en cambio es el resultado de unas experiencias (tenemos que conocer lo que nos place). Lo primero que nos produce placer es el propio cuerpo, por tanto amor autoerótico. Así van surgiendo los objetos de placer.

A través del placer y el dolor se establece el sistema de catexias que Freud llama el YO.

COMPLEJO DE EDIPO

 

Es una experiencia con alcance importante en el desarrollo de la personalidad. La realidad edípica no se deriva de que haya una estructura de instintos en el ser humano, pero sí configura una estructura que se da en todas las vidas de forma empírica y que en todo caso tiene que ser examinado en ese contexto. A posteriori nos permite hacer el análisis, pero en último extremo la configuración edípica tiene que ser examinada como acontecimiento en la vida del individuo.

Se da en una determinada etapa del desarrollo de una persona donde hay unas relaciones interpersonales entre niño y progenitores.

Freud ha concebido esta estructura a partir de su idea de que hay sexualidad infantil y por tanto una pulsión que va a necesitar satisfacciones.

En el marco de estas relaciones interpersonales va a haber una doble relación que creará conflicto. Relación positiva niña con padre y niño con madre y viceversa. Freud encuentra de forma general el amor a la madre y la imagen del padre como rival. Hace referencia a la tragedia de Edipo, además en ella también aparece el factor inconsciente.

En la excitación que experimenta el niño se observa sobre todo la sexualidad fálica (Juanito) y la amenaza de que el niño pueda ser castigado (castrado). Es muchas veces la madre quien produce esa amenaza. Además debido al afán investigador de los niños, éstos se dan cuenta de que hay personas que no tienen pene y de ahí surge el miedo a la castración.

En principio todos los niños van a vivir esta situación en el que son dependientes radicalmente de los padres y éstos son una fuente de placer. Si el niño ama a su madre (que le da de mamar, verá un rival en el padre). Esa amenaza le produce al niño una profunda angustia, por tanto una situación traumática y represión como mecanismo de defensa.  El padre es el que más encaja con el perfil de castrador. Cada vez que desea a la madre surgirá el temor de la amenaza. Ante esto y viendo al padre como una figura violenta se va a producir un síndrome de Estocolmo del niño, identificándose con el padre.  Así se siente protegido. Al identificarse incorpora las reglas o valores del padre (PROCESO DE IDENTIFICACIÓN). Así el niño adquiere su masculinidad. Al adquirir estos valores se interiorizan en él, por tanto son sus propias normas, las cuales inciden en todo su mundo instintivo.

Hay una tercera instancia en la configuración que es el SUPER-YO

El super-yo tiene una parte consciente y otra inconsciente. Este modelo le permite incorporar a los instintos un desarrollo de la estructura de la personalidad y contiene los elementos:

La estructura de la personalidad tiene una estructura que se va adquiriendo.

La etapa edípica conforma los sistemas de valores y en la medida en que son históricos, pertenecen a la civilización en que vive el padre.

El núcleo de toda posible neurosis también está en el conflicto de Edipo.

El sujeto adquiere normas para su relación social. Se da cuenta, puede que por la influencia de Jung, de que esto está muy relacionado con el totemismo. El tótem es el guía de la familia. La prohibición del incesto es individual y al prolongarse en lo social aparece el tabú (matar al tótem es como perder la pureza del individuo). El microcosmos del individuo refleja el macrocosmos social.

Los tres grandes pilares de la sociedad (religión, moralidad  y organización social), tienen su raíz en el complejo de Edipo aunque sea hipotético. Lo clínico y lo evolutivo también.

Pero cuando muere el padre se le echa de menos, por eso se prohíbe matar al tótem.

COMPLEJO DE ELECTRA

Situación simétrica al complejo de Edipo. La niña al investigar y descubrir que no tiene pene, genera una envidia del pene del niño. Alfred Adler fue un discípulo de Freud que afirmaba que el origen del trastorno neurótico viene por una minusvalía orgánica, la cual buscará una compensación.

La falta de pene supondrá una herida narcisista y un sentimiento de inferioridad. La respuesta a este sentimiento conducirá a culpar a la madre de haberle dado el ser pero no el pene. Para dejar de sentirse inferior, la niña va a desear tener un niño para adquirir el protagonismo y el poder de la madre. Por tanto el padre se convierte en objeto amoroso.

A diferencia del niño, la niña no teme la castración, pero vive bajo la repugnancia hacia su minusvalía. La identificación de la niña es con la madre para ser deseada por el padre y así asume el modelo femenino.

El final de los dos complejos es el mismo, la identificación niño/padre, niña/madre.

DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD. ETAPAS

 

            Son fases donde el tipo de comportamiento es cualitativamente diferente a las demás etapas. No es un desarrollo continuo sumativo, sino que los elementos que operan en un nivel se reestructuran en el siguiente (cuadro).

Las cuatro primeras etapas constituyen una etapa narcisista (se centra en su cuerpo), la cual se olvida cuando se es mayor, debido a la latencia.

Toda la vida sexual consta de aprendizajes condicionados por el impulso libidinal que se apaga a los 6 años.

Las modificaciones de chupar, digerir, etc. dan lugar a una relación de objetos: dependencia. Por tanto se da una ambivalencia (morder para controlar a la madre).

La expulsión y la retención se da cuando el niño aprende a usar los esfínteres y es el centro de atención. Se ve la presión social sobre el niño, el cual cuando no consigue ese control, pueden aparecer focos de traumas y así aparece la ansiedad.

(Id: instintos del hambre, etc.). El Id, EGO, y SUPER-EGO en la latencia ya están formados (a los 5 años el individuo ya está determinado).

Debido a la amnesia ocurrida en la latencia se produce una enajenación de la infancia. El instinto sexual vuelve a activarse con el comienzo de la pubertad en la etapa genital. Por tanto para el diagnóstico de una situación traumática habrá que esperar a la reactivación. La estructura de personalidad es una estructura adquirida.

No todo lo que el niño quiere puede hacerlo, por tanto aparece la angustia que va a operar bloqueando la emergencia de los elementos prohibidos. En realidad es un mecanismo protector y el prototipo de peligro es la castración.  En la mujer el prototipo de amenaza es la retirada del amor.

Entre los mecanismos de defensa está la FIJACIÓN: determinada conducta para una determinada respuesta; lo cual da seguridad. La fijación va unida a formas regresivas como modos de respuesta que ante la angustia y en vez de enfrentarse a la nueva situación se vuelve a lo habitual conocido. Esto da lugar al impedimento de desarrollar capacidades nuevas.

Otro mecanismo de defensa es el de la negación, la cual protege. El de la culpa que es una suerte de angustia. Cuando se siente culpable de algo, pone en marcha comportamientos que encubren la conducta de la cual se siente culpable (como el perro que ha revuelto la cocina). Según Darwin esto es lo más útil.

Dentro de los mecanismos de defensa del EGO: sublimación: las situaciones adversivas que generan ansiedad, si son reconstruidas de forma que adquieran un nuevo valor añadido, hacen que tal valor sea integrable a la conciencia. Otra es la represión: hace que determinados contenidos no se puedan asociar al yo (aquí juega la angustia). El individuo que vive la represión no lo sabe (esa parte del EGO está en la inconsciencia).

Estos mecanismos hacen que se adquieran conductas repetitivas: ritos obsesivos, donde el rito mismo se convierte en protección de la amenaza (lavarse las manos). Otro es la formación de reacción (dime de qué presumes y te diré de qué careces). Para protegerse de lo que le apetece, el individuo se reafirma en lo contrario. Otra es el desplazamiento. Desplaza el campo de su conflicto a otras formas de su vida (pagar una insuficiencia con quien no se debe).

El problema de esto es que no hay reglas interpretativas que me digan que formación se está produciendo. Solo se puede introducir con la experiencia (no hay ningún diccionario de interpretación). Te puedes aproximar más o menos, lo único claro es que actúa el inconsciente. Otro es el de la intelectualización. Es la elaboración de la significación de las vivencias. Se convierte algo vivido como un problema en una investigación. Al objetivarlo se despersonaliza y así la conciencia lo acepta.

Los mecanismos de defensa visibilizan la dimensión conflictiva y dinámica del individuo. Toda la vida del individuo está montada en torno a la resolución de los conflictos que van surgiendo. Así que los trastornos neuróticos son una forma de salvar conflictos.

Su libro “Tótem y tabú” (1913) abre a la visión del hombre biosocial. Se ha dado cuenta a través de todos sus estudios que la sociedad es muy condicionante para el individuo y se presenta como represora. Por eso ahora se pregunta por los pueblos primitivos, el hombre natural… Y también el por qué aparecen estos incomprensibles. Proyecta sobre los fenómenos sociales el cuadro de fenómenos clínicos. Aunque estemos hablando de hipótesis una explicación del tipo mítico tiene la virtud frente a la hipótesis científica experimental de encontrar unificados una enorme variedad de fenómenos dándoles sentido, los cuales sino, no tendrían explicación. Es una explicación funcional.

El tótem es la figura de una personalidad fuerte, el protector que introduce un orden dentro del propio clan e impide que dentro de él se den relaciones sexuales. Se observa la ambivalencia de lo peligroso ligado con lo sagrado. El ser totémico será finalmente convertido en víctima por los miembros del clan en una ceremonia.

Referido a todo esto, Freud encuentra un  ejemplo particularmente atrayente a partir de una experiencia clínica que ha tenido un discípulo suyo, Ferenczi: Arpad que tenía dos años y medio se puso a orinar en el gallinero que había en la finca donde pasaba las vacaciones y una gallina pudo picarle en el pene. Al verano siguiente imaginó él ser una gallina y comenzó a piar y a cacarear. Perdió su idioma un cierto tiempo (aunque lo recuperaría a los 5 años), pero no hacía más que hablar de gallinas.  Observamos aquí el ambivalente animal totémico también maltrataba a las gallinas y lloraba el cadáver en una ceremonia. A veces decía que su padre era el gallo y él un pollito por ser pequeño y que al crecer sería una gallina y después un gallo.  Se identifica con aquello que más miedo le produce para no estar fuera del agresor, sino dentro y seguro. En una ocasión se negó a comer madre asada. Las relaciones de gallo/gallina-huevo-pollito satisfacen su curiosidad sexual más tarde dirá a su vecina que de mayor se iba a casar con ella, con sus primas y con la cocinera, aunque bueno, añade después, que mejor que no, mejor con su madre que con la cocinera.

En el desarrollo del individuo se observa la ley de Haeckel de la “recapitulación de la evolución”. “En el desarrollo de un individuo se recapitula toda la evolución de las especies”. El individuo en su desarrollo va incorporando todos los estadios anteriores. Se dan las mismas relaciones funcionales en el desarrollo del individuo que en el desarrollo de la humanidad. Por eso, ya que el totemismo apareció hace mucho, los individuos de hoy llevamos experiencias que proceden de esas situaciones primitivas. No todo el inconsciente del individuo es individual. Jung sí piensa en el inconsciente colectivo y aunque Freud no lo explicita, se intuye.

Idea de que el hombre es un microcosmos que contiene todos los elementos que están en el macrocosmos. En el macrocosmos social se dan las fuerzas que permiten entender el microcosmos. Individuo//sociedad.

Habla también de la violencia del hombre incitando por Einstein (1932). La sociedad de naciones en el contexto del fuerte movimiento pacifista del momento pide la opinión de Einstein por ser éste un científico.  La pregunta es si se podrá poner fin a las guerras o el por qué de la guerra. Einstein pide ayuda a Freud y éste le contesta que el conflicto está justificado por varios elementos y se monta sobre ciertos instintos que operan por una parte, unificando a los individuos (instintos eróticos y sexuales), pero que también hay una fuerza destructiva (instinto de agresión y destrucción). Freud aquí solo está describiendo, no hace valoraciones. Cualquiera de estos instintos es tan importante como el otro para la vida.

La solución la propone gracias a la existencia del desplazamiento, es decir, no eliminar el instinto sino desviarlo mediante el diálogo, el conflicto de razones por el conflicto de fuerzas.  Se ve aquí la posición de Freud típicamente ilustrada. Solo a través de la educación y la transformación psicológica se pueden superar las guerras. El camino para llegar provisionalmente a esa meta, antes que llegue el psicoanálisis, sería la conciencia religiosa y la conciencia moral.

En la obra “El porvenir de una ilusión” Freud considera la religión como un sistema de regulación social que manteniendo premios y castigos controla los instintos de agresión y destrucción. La palabra “ilusión” en el título está puesta con un propósito, Freud considera esta palabra en sus dos acepciones, como el objeto de deseo que es apetecible y como lo que no es real y solo apariencia. A Freud le interesa la religión en su sentido moral, no como respuesta a la angustia existencial individual. Tiene una concepción de una ilustración desengañada del comportamiento humano. Los hombres han sido modificados por las ilusiones religiosas, han concebido a los dioses como protectores del hombre frente a la naturaleza. En hombre en su soledad enfrentado a la naturaleza se siente espantando, al crear a los dioses psicologiza el universo, con lo que se consigue una cierta hermenéutica de la naturaleza. Los dioses representan una humanización de la naturaleza, se sustituye la ciencia natural por la psicología, ya que las leyes de la naturaleza pasarán a ser las costumbres de Dios (Leibniz).  Si el hombre psicologiza la naturaleza se aplica el modelo edípico. El hombre teme a Dios, entonces se identifica con él.  Las formas del cumplimiento religioso les ayuda a evitar la angustia que producirá cometer un pecado. La religiosidad se convierte en una respuesta neurótica ante la ansiedad. Las conductas neuróticas controlan una ansiedad amenazadora de destruir el bienestar del individuo que determina la aparición de ciertas conductas (flagelación, etc.).

La religión es un método efectivo mientras no haya un sustituto. Freud está dispuesto a usar esta “ficción eficaz”, es una ficción por estar relacionada con la capacidad desiderativa del hombre. La creencia en los dioses carece de garantía real y empírica, es indemostrable. El fenómeno religioso es perfectamente comprensible desde el psicoanálisis, funciona como un mecanismo de defensa para el individuo ante la ansiedad y para la sociedad ante la violencia. La religión es una neurosis obsesiva que surge del complejo de Edipo.

APORTACIONES DE PIERRE JANET, JUNG Y ALFRED ADLER

 

Pierre Janet

 

Es contemporáneo de Freud y también discípulo de Charcot. Escribe “El automatismo psicológico”, donde estudia problemas histéricos que le llevan a una visión dinámica próxima a la de Freud. Insiste en la intervención de fuerzas psíquicas que dominan los fenómenos psíquicos. Dentro de esas fuerzas psíquicas acepta la capacidad de integración o unificación de los procesos psicológicos en el YO. Pero en ciertas situaciones de debilidad ese YO es incapaz de integrar procesos psíquicos que se desintegran o alejan del control que el YO ejerce sobre ellos (la persona que en una situación emotiva, tartamudea). Son los automatismos. El individuo en una situación normal está en estado de lo que Janet llamó “la tensión de lo real”. A consecuencia de la fatiga o la debilidad, la vigilia de la tensión de lo real no se puede mantener. Es entonces cuando se dan los automatismos. La vuelta a la normalidad es el proceso de “toma de conciencia”.

Janet ofrece una visión dinámica de los procesos psicológicos, pero en ella las fuerzas no son sexuales.

Escribe también “De la angustia al éxtasis”, donde estudia los modos de evolución de los diferentes niveles del comportamiento.  En ese análisis pone de manifiesto todos los fenómenos paralelos a la desintegración de la persona y los modos de autodominio y control mental.  Esto le lleva a pensar que hay una medicina psicológica. Comienza con la hipnosis, luego la sugestión…

La obra de Janet es paralela a la de Freud por la relación inconsciente/automatismo que ahora ya no se trata de que haya sido reprimido, sino desconectado.

Janet sostuvo que Freud le había plagiado y malinterpretado la idea del inconsciente de toda la exploración de la personalidad débil y autómata.

Jung

 

Abandonará la escuela psicoanalítica y construirá una nueva dirección, pero tiene dos raíces más, el pensamiento de Janet a partir de la idea de fuerzas psíquicas y Eugen Bleuler quien vio inicialmente el proceso del autismo y la esquizofrenia infantil.  Jung asume del pensamiento de Janet que existen fuerzas psicológicas pero que no solo que entran en la represión, sino también en complejos: sobre un determinado contenido se detiene una energía y produce una determinada catexia.  Se crea así el test de Jung-Bleuler antecesor del detector de mentiras y cuyo funcionamiento se basaba en descubrir un complejo debido al tiempo de respuesta sobre una palabra del contexto de ese complejo. Un complejo se carga emocionalmente (Freud ya había encontrado la resistencia). Los elementos se cargan de significación. A ese complejo estructural lo llamará arquetipo (lo masculino “animus”; lo femenino “anima” y afirmará que todos tenemos los dos. Freud también habla de la bisexualidad). Cada forma de ser está vinculado a un arquetipo personal. Jung hizo una aportación que ha traspasado el psicoanálisis y la dinámica de Pierre: la teoría de tipos psicológicos. Encuentra dos esenciales para la orientación del psiquismo.  El extrovertido, que necesita una estimulación exterior constante para mantener su situación dinámica y el introvertido al revés. Lo esencial es que no sabemos nada del hombre. La personalidad es un iceberg donde el mundo de lo inconsciente es tremendamente grande e impenetrable. Reconoce que hay un inconsciente colectivo por debajo del inconsciente personal.

Alfred Adler

 

Crea la “Psicología individual”. El trastorno de la personalidad (complejo de inferioridad resultante de una minusvalía), está influenciado por la autovaloración.  Alteración de la autoestima, la cual cumple un papel paralelo a la libido como raíz del funcionamiento.  La autoestima conduce a la elaboración de un estilo de vida con dos alternativas: el normal, donde se encaja el individuo con iguales y el que tiene que estar refugiado contra las amenazas del exterior.

Estudió el problema del orden del nacimiento en una familia. El hijo único se convierte en el niño mimado y es éste la potencia de una persona neurótica, ya que vive en una burbuja social de protección que la familia crea.

Adler va a dar gran importancia a la sociedad para la conformación del individuo.  El niño sin autoestima recurrirá a mecanismos neuróticos como el hetero-rebajamiento (se siente más sólido pensando que los demás son inferiores).

Toda neurosis supone la segregación de un mundo privado.

La diferencia con Freud es que para Adler el inconsciente será aquella parte de la consciencia que no comprendemos, que no está integrada en el concepto que tenemos de nosotros mismos.

Sustituye la motivación sexual por la motivación de poder, porque la autoestima depende del poder.

CRÍTICAS DEL PSICOANÁLISIS

 

1.-     Freud ha reducido todo a la motivación sexual (pansexualismo)

2.-     A Karl Popper le gusta tanto la teoría de Freud como la de Adler. El gran problema es ese, que las dos explican los fenómenos igual de bien, pero ninguna se puede falsar.  No son teorías científicas.

3.-     Hay afirmaciones que no se pueden probar (envidia de pene …)

4.-     El complejo de Edipo tiene problemas: no es verdad que aparezca en todas las historias clínicas y el terapeuta puede estar sugestionando al paciente (estudios de Hawthor y maleabilidad del niño).

5.-     Farrell  observa que no se puede establecer un mecanismo operacional externo.

6.-     Aunque la curación del paciente avale la hipótesis, no hay inferencia lógica.

Por otra parte algunos intentaron replantear el psicoanálisis con prácticas experimentales.

–            Se hicieron estudios empíricos y se obtuvo que ciertamente los niños tienen necesidad de chupeteo.

–            En niños y animales se observó la relación entre frustración/agresión y que por tanto puede conducir a la neurosis.

–            El desplazamiento se puede entender dentro de la teoría del aprendizaje (cuando el individuo no consigue algo, generaliza y así puede elegir otras metas).

–            Por medio de estadísticas se llegó a la conclusión de que los neuróticos se curan espontáneamente o que al menos la recuperación espontánea es más alta que la terapéutica.

El paradigma actual es que “hay que establecer cuáles son los tratamientos psicológicos para los que hay evidencia empírica”. Mediante el meta-análisis se obtuvo que:

1. Las diferentes psicoterapias dan más efecto que no aplicar tratamiento.

2. Los tratamientos terapéuticos alternativos producen similares grados de cambio terapéutico.

3. Un buen terapeuta obtiene buenos resultados.

Así que, la psicología clínica hoy día sigue preguntándose por los métodos con fundamentación empírica, pues no hay teorías absolutamente válidas para el campo de las psicopatías.

“A pesar de todo Freud ha sido, sin lugar a dudas, un personaje irrepetible en este y en muchos campos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s